6 consejos para una buena salud intestinal y una piel brillante y saludable

¿Sabías que tu piel puede revelar mucho de ti? El estado de tu salud interior siempre se refleja en tu piel. Si experimentas una piel seca, apagada o congestionada puede ser una señal de que algo no está funcionado bien en tus intestinos.

Cada vez sabemos más sobre la importancia que tienen los intestinos en nuestra salud física y emocional. Son nuestro segundo, y para muchos, nuestro primer cerebro. Por eso, hoy te explico algunos consejos sobre cómo limpiar y nutrir tus intestinos, para mostrar una piel brillante que refleje tu buena salud.

6 CONSEJOS PARA GOZAR DE UNA BUENA SALUD INTESTINAL Y UNA PIEL SALUDABLE

1. Ejercita tu cuerpo

El ejercicio te ayuda a mejorar el tránsito de tus intestinos, puesto que estimula el movimiento intestinal y evita el estreñimiento. Al sudar, además, fomentas la eliminación de sustancias de deshecho y activas la circulación sanguínea, transportando oxígeno y nutrientes a las células,  y esto se refleja en tu piel.

2. Hidrata tu cuerpo

Somos un 70% agua. Así que es importante que te mantengas hidratada cada día ya que si no bebes suficiente agua puedes sufrir estreñimiento.

Beber agua es otra forma de eliminar toxinas a través de la orina. Así que una buena opción puede ser la de beber un vaso de agua cada hora porque es el tiempo que tarda la sangre en realizar la circulación por el cuerpo. ¡El agua es el nutriente que puedes darle a tu cuerpo!

3. Mantén los niveles de estrés a raya

El estrés también afecta a la piel ya sea de manera directa como indirecta. ¿Has oído hablar de la conexión cerebro-intestino? Piensa en ello como una conexión telefónica, donde las células nerviosas del intestino reciben y envían información al cerebro y viceversa.

El estrés crónico puede causar inflamación, síndrome del intestino permeable y una serie de complicaciones digestivas que afectan a la salud de tu piel. Esta conexión también existe entre la piel y el cerebro.

Los mastocitos (las llamadas células de la piel) se activan por el estrés, y a la vez las hormonas del estrés crean factores inflamatorios. En ocasiones esto puede llevar a un círculo vicioso causando inflamación, cansancio y agotamiento, que de nuevo se refleja en una piel apagada, deshidratada, irritada…

4. Dedícate tiempo, ¡desconecta!

Desconectar y dedicarle tiempo a tu cuerpo es fundamental no solo para una buena salud intestinal, sino también emocional. Y, como ya hemos visto, todo eso se reflejará sin duda en tu piel.

Una buena idea es hacerte un masaje, por lo menos, dos veces al mes. Te aseguro que será de gran ayuda para tu cuerpo. ¿Sabías que las terapias manuales son muy recomendables por sus efectos positivos sobre el sistema nervioso, digestivo y emocional?

Los efectos de los masajes también se reflejan en la piel. La próxima vez que te regales un masaje observa tu cara antes y después. ¡Notarás una gran diferencia!

Otra opción para cuidarte de manera fácil y natural es la de pasear por la naturaleza. Especialmente, si practicas la respiración consciente y conectas con el silencio o el propio ruido de la naturaleza.

Tanto los masajes como los paseos por la naturaleza activan tus intestinos, permitiendo así la correcta eliminación de las sustancias de deshecho.

5. Fomenta la producción de colágeno

El colágeno es una proteína que se encuentra de forma abundante en nuestro cuerpo, sobre todo en la piel, los tejidos, las articulaciones y los cartílagos.

El colágeno es el responsable de darle fuerza y elasticidad a la piel, pero conforme vamos envejeciendo su producción – como la de muchas otras sustancias- disminuye. Por eso, una alimentación ricos en nutrientes como la Vitamina A te ayudarán a aumentar la producción natural de colágeno.

Algunos alimentos ricos en vitamina A son: los alimentos de color amarillo y hoja verde, pescados como la caballa, la sardina, el salmón, minerales como el zinc y el selenio, caldos de hueso por su aporte en colágeno…

6. Repuebla tu microbiota

El equilibrio de tu ecosistema intestinal es fundamental para la salud de tus intestinos. Y unos intestinos equilibrados reflejan una piel sana y brillante.

La microbiota, “bacterias buenas de los intestinos”, te protege contra agentes patógenos y toxinas, reduciendo la inflamación, mejorando la inmunidad, minimizando las reacciones a la hipersensibilidad y mejorando la absorción de nutrientes.

Puedes repoblar tu microbiota a través de alimentos que te aporten bacterias buenas como los probióticos y los prebióticos.

Por ejemplo: alimentos y bebidas fermentadas como el chucrut, los encurtidos, la kombucha, el kéfir, el yogur natural de cabra, las olivas, la espirulina, la chlorella, complementos naturales para proteger la mucosa como el polen o el propóleo, la vitamina A o C, etc.

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbela en los comentarios para que pueda resolverla.

Solo me queda decirte que te animes a seguir estos consejos porque lucirás una piel sana y bonita a través de una buena salud intestinal. ¡Merece la pena!

No Comments

Post A Comment