Nutre tu piel a través de tu despensa

Hace unas semanas os hablaba de la importancia que tiene la piel en nuestro bienestar físico y emocional. Con múltiples funciones, mantener un buen cuidado y limpieza de nuestra piel va más allá de lo puramente estético.

La piel nos ayuda a depurar y eliminar toxinas. De ahí que me guste insistir en la importancia de mantenerla limpia para facilitar que pueda hacer su función de la mejor manera posible.

Para ello, no hace falta recurrir a grandes cremas y productos muy costosos. Y más en estos tiempos en los que estamos. Ya sabéis que a mí me gusta cuidarla con mucho mimo y de la manera más natural posible, por eso quiero compartir algunos de mis secretos mejor guardados…

¡Para seguirlos tan solo necesitareis una buena despensa!

Sí, una buena despensa y alimentos básicos. O, por lo menos, que yo considero básicos y que nunca faltan en mi casa. ¿Qué hay más natural que recurrir a los frutos de la naturaleza sin intermediarios ni añadidos?

mascarilla aguacate

Mascarilla nutritiva con aguacate

Si me sigues en redes –si no, puedes aprovechar para hacerlo después de leer este artículo 😉 – sabrás que hace unas semanas compartí con las mujeres de esta pequeña comunidad un video por Instagram en el que explicaba algunas de las mascarillas que utilizo para que la piel nos proteja y una de la mejor manera posible nuestra parte exterior e interior.

Sin duda, uno de mis secretos favoritos es esta mascarilla nutritiva con aguacate, un superalimento que es antioxidante y que contiene ácidos grasos esenciales. Sirva para todo tipo de pieles y es un gran regenerador cutáneo, ayuda a prevenir el envejecimiento y calma las pieles sensibles con granitos.

Así que, de momento, tenemos aguacate. Pero nos faltan más ingredientes como por ejemplo el limón. Uno de los alimentos esenciales que nunca faltan en casa. Personalmente, lo utilizó para casi todo: crear desinfectantes naturales, desolorizar el lavavajillas, infusiones depurativas…

Para la piel, el limón es rico en vitamina C y es un antioxidante que atenúa las manchas. Eso sí, es fotosensible, así que es recomendable utilizarlo siempre por las noches y especialmente en invierno. ¿Y que va genial con el limón?

¡La miel!

Este oro líquido tiene propiedades antibacterianas y, como no, antioxidantes. Exfolia la piel y es un limpiador profundo. Recuerda, siempre aplicar en movimientos circulares y retirar con agua templada. A mí me gusta añadir también semillas de cáñamo porque son ricas en ácidos grasos, vitamina E e hidratan. Pero si no tienes en casa, no pasa nada. La receta quedaría así:

  • Medio aguacate
  • El zumo de medio limón
  • Polvo de cáñamo o, en su defecto, aceite de oliva.
  • Una cucharadita de miel.

 

La fruta siempre debe estar madura para estas mascarillas. Corta el trozo de aguacate, añade el zumo de medio limón, el polvo de cáñamo o el aceite de oliva y una cucharadita de miel. Tritura la mezcla… y lista!

Recuerda limpiar siempre la piel antes de aplicar una mascarilla y de reequilibrar el ph de tu piel con el tónico. Aplicar con un pincel facial o la mano y deja actuar durante 20 minutos. Retira con agua caliente y después, con agua fría para tonificar la piel y aplica tu crema o serum habitual.

 

Mascarilla astringente para pieles grasas con fresas.

Para una limpieza en profundidad de las pieles grasas. Existen varias opciones de mascarilla, así que comenzaré con una hecha a base de fresas, miel y levadura de cerveza.

Esta mascarilla resulta rica en vitamina B, especialmente en B2, importante para la regeneración de la piel, uñas y cabello.

Otra de las opciones que os planteo es una mascarilla con tomate, limón y miel. El tomate es rico en licopeno y regula la piel grasa sellando el poro y limpiando en profundidad. Además, como el limón, atenúa las manchas y da brillo a las pieles apagadas.

 

Mascarilla reafirmante con plátano y huevo

El plátano es una de las frutas más nutritivas para nuestra piel. Si le añadimos un huevo tenemos la mascarilla reafirmante perfecta ya que ambos son alimentos tensores.

Para prepararla solo tienes que separar la clara y batirla muy bien, añadir el plátano chafado y aplicar sobre la piel. Retirar cuando la cara empiece a tensarse (unos 20 minutos aproximadamente) y retiras con agua caliente y fría.

Por último, un peeling para limpiar nuestra piel. Un paso súper importante que a veces no tenemos en cuenta dentro de nuestras rutinas de cuidado.

A mí me gusta hacerlo con harina de avena integral ya que aporta vitaminas b y minerales. Se trata de mezclarla con una infusión o extractos de plantas y aplicar la pasta de cuello a frente masajeando y dejando actuar unos 5 minutos antes de retirar.

Después debes aplicar un tónico para equilibrar la piel y tu serum o crema habitual. Si quieres un extra de hidratación, prueba a usar aceite de coco mezclado con un aceite esencial apto para la piel. O cualquier otro aceite vegetal como el de jojoba, almendra, caléndula… o incluso mezclar y probar con la alquimia. Representan un serum natural para nuestra piel.

No Comments

Post A Comment