Nací en Ecuador. Me vine a Barcelona con un propósito que se
transformó en dolor, primero, y en oportunidad, después.
Sé lo que se siente al aterrizar en una ciudad nueva de un país que no es el tuyo sin una red de relaciones familiares
y de amistad que amortigüen las caídas. La inseguridad y el miedo te dan la mano y te estiran para abajo.
SI TE IDENTIFICAS CON ESTA VIVENCIA MUJER ESENCIAL SOLIDARIA ES PARA TI.
Pongo al servicio de asociaciones de mujeres, agrupaciones solidarias y ONG todo lo que he vivido y lo que he
aprendido para ayudar a las mujeres a conectar con sus fortalezas y empoderamiento femenino.
El dolor es una oportunidad si sabes seguir su camino. Yo te acompaño.